Páginas

domingo, 13 de marzo de 2016

Febrero 2016.


Es el tiempo el que da y quita, no solo, la razón. 
Cada segundo palpita marcha atrás arrasando con momentos que nunca más serán vividos. Un tiempo que me ha obsequiado con lo más importante y que, a cambio, me quitará a pedazos, poco a poco o de golpe, partes de un corazón que jamás será el mismo.

Un tiempo que vuela y me ahoga.
Segundos que suman años a las vidas y restan vida a los años.

Es el tiempo el que indica que hoy hago 36 años y que, por dogma de fe o sin ella, debo aprender a despedirme.
Mi corazón cuenta hacia atrás bombeado por la misma sangre que un día dejará de estar caliente mientras, en mis ojos, se refleja la nueva savia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios imperfectos llenos de belleza...¿Te atreves?