Agosto 2016



Agosto 2016

No encuentro en mi cuerpo cicatriz más bella que la provocada por la desunión física del amor. 
El amor más puro hasta ahora conocido y el cual entrego sin límites ni pausas.
Un amor ciego y convaleciente.
Un amor que me separó de ella y, a los años, a ella de mi.
Cicatrices que hablan aunque nos volvamos sordos.

(María Ramos)











2 comentarios:

Comentarios imperfectos llenos de belleza...¿Te atreves?

Con la tecnología de Blogger.